5 cosas que debes saber para buscar empleo en Europa

EURES1Antes de marcharte a trabajar a algún país europeo debes traducir y actualizar tu CV, conocer la documentación que necesitarás y saber cómo funciona su sistema laboral.

Vías de búsqueda oficiales. El Servicio Público de Empleo Estatal ofrece soporte a los ciudadanos que quieren trabajar en Europa a través de EURES, el portal europeo para la movilidad profesional. En la web encontrarás consejos para trabajar en Europa, direcciones de interés, recomendaciones para país, etc.

Información específica para cada país. Desde la misma página puedes consultar datos concretos sobre el funcionamiento del sistema laboral de un país concreto y sobre el coste de la vida de dicho país. Así podrás estudiar mejor la conveniencia de tu viaje, viendo cuál es el salario mínimo interprofesional, cuánto puede costar el alquiler de una vivienda, un billete de autobús, un litro de leche, etc.

Documentación necesaria. Para buscar trabajo en cualquier país europeo deberás tener a mano los siguientes documentos:

– DNI y pasaporte.

– Tarjeta Sanitaria Europea.

– Permiso de conducir.

– Certificado de nacimiento (Internacional o Plurilingüe) y Libro de familia.

– Prestaciones y subsidios por desempleo.

– Inscripción en el consulado o embajada española del país de destino.

– Acreditación de títulos para ejercer tu profesión.

-Traducción certificada del título y fotocopias del Certificado de estudios. Las traducciones deben ser autorizadas por un traductor jurado o por cualquier representación diplomática del estado español en el extranjero.

Tu CV, actualizado y traducido. Lógicamente, necesitarás tu CV y carta de presentación escritos en el idioma del país, tanto en papel como en formato electrónico. El formato estándar de curriculum europeo es el CV Europass.

Abrir una cuenta bancaria en el país. Cuando llegues a tu país de destino tendrás que abrir una cuenta en un banco nacional, presentando una carta de la empresa que te haya contratado o del contrato de alquiler, la factura de la luz o del teléfono. Los estudiantes podrán acreditar que están matriculados en un centro por un período mínimo de tres meses. En esta cuenta deberás tener fondos suficientes para vivir antes de cobrar tu primer salario.

La selección de personal por competencias

Lo habitual, hoy, es que las empresas sometidas a cambios constantes necesiten un personal polivalente, capaz de ir más allá de saber hacer bien un determinado trabajo. Es decir, les preocupa que las personas que contrata tengan un potencial que pueda ser desarrollado en un futuro en tareas que no necesariamente son las mismas para las que fuera contratado. Esta es la razón por la que los expertos en selección de personal, además de utilizar la entrevista clásica, en que se pregunta al candidato por cuestiones como sus estudios y su experiencia para el puesto que se solicita, recurren a la entrevista por competencias, que naturalmente incluyen otro tipo de cuestiones más relacionadas con las habilidades y las cualidades. Las preferencias del entrevistador vienen determinadas por los valores de la empresa y por el perfil de los mejores profesionales que trabajan en ella, de tal manera que las competencias se convierten en un estándar para seleccionar profesionales muy parecidos a aquellos más eficaces y eficientes  de la organizción.

Es  relativamente sencillo darse cuenta cuando nos estamos enfrentando a una entrevista por competencias porque la mayoría de preguntas que hace el experto en selección están relacionadas con situaciones a las que el candidato estuvo sometido en el pasado o con las que podría encontrarse en el futuro. Lo que el entrevistador quiere saber es cómo actuó el candidato o cómo actuaría para ver si posee las competencias que requiere el puesto. Hará preguntas que  obliguen a dar una explicación para evitar las mentiras de respuesta cerrada (sí o no) y cada pregunta estará relacionada con una competencia.

Para hacer frente a este tipo de selección, lo más importante es que el candidato se prepare bien para ella. Además de saberse el currículum de memoria para contestar sin titubeos cuando nos pregunten por él y de tener clara la respuesta a cuestiones como ¿cuánto queremos ganar? tenemos que prever preguntas sobre situaciones. Ante todo hay que ser sinceros, para lo cual lo mejor es haber hecho un ejercicio de autoanálisis previo para descubrir  qué competencias poseemos y cómo las aplicamos al trabajo. Si somos conscientes de ellas podremos afrontar con más soltura preguntas de tipo situacional. También conviene estudiar a fondo el perfil de la empresa que ofrece el empleo y las características del puesto a cubrir. Eso nos ayudará a hacernos una idea de las competencias que lleva asociadas y de lo que se esperará de nosotros.

Fuente videos: Psicología Laboral.net

Las empresas priorizan sus planes de retención del talento ante una posible recuperación económica

Según el estudio “Managing talent in a turbulent economy” realizado por Deloitte, la recuperación económica traerá consigo un considerable aumento de la movilidad laboral. Por ello, desde el punto de vista de la gestión del talento, muchas empresas se verán obligadas a afrontar la recuperación con cautela. En este sentido, casi tres de cada cuatro ejecutivos (73%) afirman contar ya un plan específico de retención de talento o estar en periodo de implantación, con el objetivo de impedir la marcha de los empleados.

A la hora de afrontar el reto de la retención del talento, las principales barreras a las que se enfrentan las compañías son la falta de incremento de las compensaciones económicas (44%), el excesivo volumen de trabajo (30%), la falta de gratificaciones o incentivos de empleo (28%) y la inseguridad en el empleo (28%), entre otras.

Por primera vez desde el inicio de la crisis, el número de ejecutivos que piensan que “lo peor está por venir” (18%)  ha descendido, mientras que el porcentaje de encuestados que afirman que “lo peor ya ha pasado” (16%) se ha duplicado respecto a marzo del mismo año. No obstante, ejecutivos de todo el mundo no se muestran igual de optimistas ante la situación económica. Regionalmente, los estadounidenses son los más optimistas (siendo un 21% los que piensan que lo peor ha pasado), mientras que los europeos son los más pesimistas (11%) respecto a nuestro futuro económico.

La percepción sobre la situación económica ha provocado cambios en el comportamiento empresarial. Aunque las prioridades estratégicas a afrontar por las compañías continúan siendo las mismas que meses atrás, los porcentajes otorgados por los encuestados son más bajos. Según el estudio de Deloitte,realizado a más de 300 ejecutivos en todo el mundo, los aspectos clave en los que las empresas centran su atención son el recorte y la gestión de costes (56%), la adquisición, el servicio y la retención de clientes (43%), y la gestión del capital humano (33%).

Seis de cada diez entrevistados afirma tener un compromiso alto o muy alto con la retención del talento.  Asimismo, dos de cada tres ejecutivos señalan la capacitación y desarrollo como principal prioridad, en comparación con un 50% que señaló la reducción de personal. Finalmente, casi la mitad de los ejecutivos (47%) tiene previsto invertir en la formación de sus profesionales.

Fuente: edirectivos