La selección de personal por competencias

Lo habitual, hoy, es que las empresas sometidas a cambios constantes necesiten un personal polivalente, capaz de ir más allá de saber hacer bien un determinado trabajo. Es decir, les preocupa que las personas que contrata tengan un potencial que pueda ser desarrollado en un futuro en tareas que no necesariamente son las mismas para las que fuera contratado. Esta es la razón por la que los expertos en selección de personal, además de utilizar la entrevista clásica, en que se pregunta al candidato por cuestiones como sus estudios y su experiencia para el puesto que se solicita, recurren a la entrevista por competencias, que naturalmente incluyen otro tipo de cuestiones más relacionadas con las habilidades y las cualidades. Las preferencias del entrevistador vienen determinadas por los valores de la empresa y por el perfil de los mejores profesionales que trabajan en ella, de tal manera que las competencias se convierten en un estándar para seleccionar profesionales muy parecidos a aquellos más eficaces y eficientes  de la organizción.

Es  relativamente sencillo darse cuenta cuando nos estamos enfrentando a una entrevista por competencias porque la mayoría de preguntas que hace el experto en selección están relacionadas con situaciones a las que el candidato estuvo sometido en el pasado o con las que podría encontrarse en el futuro. Lo que el entrevistador quiere saber es cómo actuó el candidato o cómo actuaría para ver si posee las competencias que requiere el puesto. Hará preguntas que  obliguen a dar una explicación para evitar las mentiras de respuesta cerrada (sí o no) y cada pregunta estará relacionada con una competencia.

Para hacer frente a este tipo de selección, lo más importante es que el candidato se prepare bien para ella. Además de saberse el currículum de memoria para contestar sin titubeos cuando nos pregunten por él y de tener clara la respuesta a cuestiones como ¿cuánto queremos ganar? tenemos que prever preguntas sobre situaciones. Ante todo hay que ser sinceros, para lo cual lo mejor es haber hecho un ejercicio de autoanálisis previo para descubrir  qué competencias poseemos y cómo las aplicamos al trabajo. Si somos conscientes de ellas podremos afrontar con más soltura preguntas de tipo situacional. También conviene estudiar a fondo el perfil de la empresa que ofrece el empleo y las características del puesto a cubrir. Eso nos ayudará a hacernos una idea de las competencias que lleva asociadas y de lo que se esperará de nosotros.

Fuente videos: Psicología Laboral.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s